Home / Curiosidades / Desmitificando los cookies

Desmitificando los cookies

Son muchos los usuarios que tienen verdadero pánico a los cookies, traducidos a nuestro idioma “galletitas”, y se afanan por limpiar su disco duro para que no dejen absolutamente ningún rastro.
Vamos a aclarar algunos conceptos y explicar un poco más cómo funcionan y para qué sirven los tan odiados “cookies

Los cookies son pequeñas anotaciones que los servidores web pueden grabar en el disco duro de un ordenador.
Suelen recoger datos de las visitas a una página en concreto y, en principio, estas anotaciones solo pueden leerlas aquellos que crearon el cookie.

cookies

Resultan indispensables para conocer a los visitantes de una web y por ejemplo, los portales no podrían existir sin cookies ya que gracias a ellos consiguen fabricar una página de acceso a medida del usuario, con los planteamientos que prefiere y con un saludo personalizado.
Cuando se trata de una página que pide nombre de usuario y contraseña, y como es difícil recordar todas y cada una de ellas, es cuando aparece el servicial cookie y nos ayuda automatizando el proceso.

Los cookies suelen contener el nombre del sitio que lo creo, una fecha de caducidad y una serie de datos sobre las visitas que un usuario determinado realiza a una web.
También pueden apuntar datos como el dominio del mail, la fecha y hora de la visita, el equipo que usa el navegante, el sistema operativo que usa, así como la historia de los paseos por la página.

Teóricamente, los cookies no pueden recoger otros datos personales como nombre, mail o teléfono de un usuario.
No se lo permiten las medidas de seguridad incrustadas en su propia tecnología.
No obstante, aun aceptando esta cuestión de fe, son muchos los que piensan que el sistema tiene sus riesgos.
Sin llegar a hablar de grandes males o pirateos si se puede decir que la actividad en internet, o las visitas realizadas a distintas paginas podrían llegar a conocerse por parte de terceros.
Pero también es cierto, que muchos más datos de los usuarios tienen los proveedores de Internet o los buscadores como Google y nadie sospecha que los estén usando para causar ningún mal.

Para aquellos que recelan de estas galletitas o cookies se pueden tomar varias medidas como configurar los navegadores que usa para que le avisen de la presencia de los cookies, aunque este sistema puede dar problemas para entrar en algunas páginas tan usadas como Google.
Otra opción es borrarlos a diario cuando termine de usar Internet, este sistema tiene la ventaja que las páginas si funcionaran normalmente pero tendría la incomodidad de tener que iniciar sesión cada vez que quiera entrar en alguna de las páginas que usan los cookies porque no le reconocerán cuando vuelva.

Compruebe También

Análisis de fuentes de tráfico

Las fuentes de tráfico suelen ser el primer quebradero de cabeza de un analista web. …