Home / Diseño Web / Mantenimiento y actualización de un sitio web

Mantenimiento y actualización de un sitio web

La labor de mantenimiento y actualización de un sitio web resulta de crucial importancia para captar el interés de los visitantes.
Esta tarea puede quedar definida gracias a la información obtenida con la medición de tráfico de las distintas páginas, dado que este dato proporcionara una idea clara de cuáles son las preferencias de los usuarios.

Realizar una labor de mantenimiento significa comprobar de forma periódica que todos los archivos, páginas y enlaces funcionan correctamente y que las páginas siguen cargándose de forma adecuada cuando se realizan cambios o actualizaciones en el sitio.

mantenimiento web

Como norma general, es aconsejable incluir un enlace suficientemente accesible para que los visitantes comuniquen mediante un mensaje de correo electrónico los errores que detecten en el funcionamiento del sitio.

Actualizar un sitio Web representa incluir nuevos contenidos de interés o mejorar el aspecto o navegabilidad del mismo para que resulte más interesante.
Esto, no significa necesariamente eliminar el contenido antiguo.
Numerosos sitios Web mantienen un registro histórico del material que va siendo eliminado de sus páginas principales, de forma que queda accesible para su posible análisis.

Puede resultar interesante también incluir un aviso visible para que los usuarios conozcan las distintas novedades del sitio o, incluso, mostrar un resumen de las mismas en la página principal.

Para planificar el trabajo de actualización de un sitio es necesario tener en cuenta los recursos técnicos y humanos disponibles y usarlos de forma adecuada según la información del registro de visitas proporcionada por el proveedor del hosting.

La finalidad del mantenimiento y actualización de un sitio web es conseguir una experiencia de usuario exitosa. La experiencia de usuario de una web se puede definir como el conjunto de valoraciones, sensaciones y conclusiones que el usuario obtiene al navegar por la web y hacer uso de la interfaz de la misma. El resultado no solo es el producto de su experiencia funcional, sino también de su percepción estética.

En ocasiones suele haber un conflicto al intentar forzar diferencias que pueden ser de carácter superficial y nada tienen que ver con el uso real de la interfaz de la web.
Estas diferencias forzadas pueden generar una competitividad superficial y no real de la página.
En ocasiones podemos llegar a pensar que por ofrecer más opciones en una interfaz, el visitante se sentirá más complacido y permanecerá más tiempo en el sitio web.
Esto no siempre es un acierto ya que al usuario hay que ofrecerle solo aquellas opciones que necesita, dejando a un lado todas las opciones que puedan ser posibles.