Home / Web 2.0 / Como gestionar los comentarios de un blog

Como gestionar los comentarios de un blog

Todo aquel que escribe un blog busca que sus lectores vuelvan para que se conviertan en visitantes habituales y con estos visitantes habituales lo ideal es que surjan los comentarios a los artículos publicados.
La frecuencia de participación en los blogs por parte de los internautas no es muy alta, lo más habitual es que se hagan comentarios dos o tres veces al mes.

blog

Al principio suelen ser amigos y familiares los que visitan el blog y ellos, por solidaridad, se prestan a dejar comentarios, pero a medida que el tiempo va pasando los comentarios vendrán de visitantes anónimos. Los principales motivos que lleva a un lector a publicar un comentario en un artículo suele ser el compartir alguna experiencia más o menos parecida al tema del articulo con el resto de lectores, otro motivo es dar una opinión sobre el tema con distinto enfoque al que has usado para el post y por último, se suelen plantear preguntas al tema.
En estos casos es importante que contestes a todos aquellos que escriben algo para demostrar tu interés en su versión, aunque sean críticas o tengan puntos de vista diferentes. Respeta siempre sus opiniones y agradece la participación en el debate, al fin y al cabo es lo que buscamos cuando decidimos publicar un blog, no?

Es normal que hayan comentarios que aporten valor a la conversación y son los que hemos mencionado antes, estos siempre deben ser contestados y agradecidos.
Son lectores que responden a tus preguntas, plantean sus dudas y participan de manera amigable en el debate.
En cambio, hay otros con los que no es tan fácil la relación, son los comentaristas que boicotean la conversación con insultos, tanto a ti, como a los otros comentaristas.
En Internet se les conoce como trolls y lo mejor que puedes hacer es ignorarles.
Cuando borres sus mensajes es posible incluso que repitan tu comentario quejándose de censura, no lo dudes y vuelve a borrarlo.
No cometas el error de seguirles la corriente, no les respondas, si evitas caer en su trampa se cansaran y no volverán.

Los trolls son los comentaristas más molestos y los que más te incomodaran, pero hay otro tipo de usuarios que no aportan valor con sus mensajes y que también puedes borrar sin preocuparte.
Por ejemplo, los conocidos como haygan, en referencia a la expresión mal escrita de “oigan”, suelen escribir frases sin sentido y llenas de faltas de ortografía.

También es común encontrar a aprovechados que empiezan su comentario con una frase referente al post para continuar haciendo propaganda de su propio blog.
Este fenómeno, creciente debido a la popularidad de ciertos blogs, y en ocasiones llevado a cabo por agencias de comunicación encubiertas, se conoce como “astroturfing” en referencia a la falsa espontaneidad con la que surgen.

En resumen, nuestro consejo es que dejes los comentarios que aporten valor a la conversación, sean positivos o negativos, y que el resto de comentarios los moderes borrando aquellos que no aportan nada o que puedan, incluso, molestar a tus lectores.